Nuestro cuerpo. Nuestra casa

by Francisca Rivas | Podcast Los secretos para una salud óptima

Francisca Rivas

Francisca Rivas

Creadora y guionista

Cuida de tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir.

Anónimo

Nuestro cuerpo es un lugar donde tenemos todas las comodidades para la vida.
Se puede comparar a una casa inteligente y autónoma.
Esta casa es un sitio maravilloso para vivir. Tiene todo los servicios para hacer que la vida sea extraordinaria.

Uno de los sistemas más relevantes es que posee un ordenador central que dirige toda la casa. También lo podemos llamar jefe de orquesta.
Pero como buen jefe de orquesta, él no trabaja solo, tiene muchos ayudantes y cada uno de ellos se dedica a una función específica.

Con la ayuda del termostato exterior y una red de cables eléctricos, que van por toda la casa, le comunican la temperatura exterior exacta.
Estos datos le permite regular la temperatura de toda la casa para que, en todas las estancias, se mantenga agradable, teniendo en cuenta las horas del día y el horario de sus habitantes.
Éste termostato sabe que John y Jesica se levantan temprano y que fuera hace frío, entonces hay que tener el baño caliente para que no se resfríen al ducharse. Mientras Sara y Lara las mellizas están durmiendo, las habitaciones se mantienen a la temperatura ideal para que el sueño sea placentero.

Cuando John abre el grifo de la ducha el jefe de orquesta con sus ayudantes, la bomba de agua y las tuberías, hace llegar el agua justa para que John se pueda duchar con el agua suficiente.
Pero primero el termostato del agua, a través de los cables eléctricos le ha dicho
al calentador a que temperatura exacta tiene que calentar el agua para que John se pueda despertar sin sobresaltos en la ducha.

John deja correr el agua y otros tubos se dedican a recoger el agua usada de la ducha y de toda la casa y llevarla a una depuradora.
Esta con la ayuda del ordenador central identifica los elementos nocivos que hay que separar del agua.
El agua ya tratada se verterá en el alcantarillado público donde no contaminará el medio ambiente. En cuanto a los residuos que recogieron los filtros de la depuradora, un líquido disolvente se los llevara a un mini colector donde se le aplicará el tratamiento adecuado según la necesidad de cada residuo para poder ser reciclado y eliminado.

Cuando John y Jessica se van a trabajar, él jefe de orquesta, junto con el termostato exterior y la red de cable, se encarga de controlar las persianas.
Cuando es de día las sube, cuando es de noche las baja.
Cuando hay mucho sol, en verano, las baja para que la casa no se sobrecaliente. También las baja cuando llueve para que los cristales no se ensucien.

El sistema de ventilación es fantástico. Es capaz de identificar qué tipo de aire entra en la casa, eliminar los contaminantes a través de unos filtros muy potentes para mantener el aire fresco y limpio dentro de casa.

Pero hoy es domingo, John y Jessica están en la cocina preparando una comida sabrosa. Sara y Lara están correteando y muy nerviosas porque hoy vienen sus abuelos, tíos y primos y se lo van a pasar muy bien jugando.

Ya se ha terminado este maravilloso día y con tanta actividad la casa está hecha una pena.
Pero la familia no se preocupa porque la casa tiene un sistema de limpieza integrado.
Este sistema es capaz de determinar qué tipo de suciedad está presente y tratarla según su necesidad para mantener la casa siempre en un estado óptimo, aunque a veces se haga algún extra.

Los suministros (agua, luz y gas) de esta casa no siempre son los óptimos.
A veces el agua que viene del pozo no tiene el flujo suficiente y no está tan pura como se desearía. Pero no pasa nada.
La bomba es capaz de determinar cuánto flujo llega y se adapta para bombear la cantidad necesaria para que la casa sigua su rutina.
Además la casa posee un sistema de tratamiento del agua que neutraliza los elementos nocivos y la hace propia para el consumo.

El suministro de luz no siempre es regular, ya que los paneles solares que captan la luz del sol no siempre tienen la misma iluminación y por eso hay bajada o subida de tensión. Pero la casa está bien equipada.
Tiene un sistema regulador para que los cables eléctricos de la casa no se fundan cuando hay sobrecarga pero también tiene un sistema de alimentación que permite que la casa no se quede totalmente sin energía.

Esta casa también es muy segura contra los intrusos. La valla del jardín tiene un sistema de detectores para identificar a cualquier intruso.
Cuando identifica a un intruso saltan las alarmas avisando a John y Jessica que hay un problema.
Pero John y Jessica ya llevan un tiempo viviendo en la casa.
Durante estos maravillosos años también llegaron Sara y Lara y las necesidades de suministros de la casa fueron aumentando.
Pero imperceptiblemente las placas solares que proveen la energía de la casa van deteriorándose y no proveen la misma cantidad de energía que antes, aunque la demanda sigue creciendo debido a que el modo de vida de la familia se va adaptando a la vida moderna.

No llega tanta electricidad y se sobrecarga el circuito eléctrico porque cada vez hay más aparatos enchufados a la red.
Las bombas que tratan las aguas residuales manteniéndolas en circulación, pierden fuerza haciendo que a veces el agua se quede parada en algún rincón depositándose la suciedad.
Ya ha pasado que la suciedad haya tapado totalmente una o varias tuberías.

Los termostatos ya no son tan exactos en sus mediciones y, a veces, tanto la temperatura de la casa como la del agua ya no es tan agradable.
Los filtros se van sobrecargando haciendo también que el agua y el aire pierda calidad.

Y lo más preocupante es que los sensores de la valla ya no funcionan del todo bien. El otro día Jessica se encontró en el jardín huellas de paso de alguna persona que había entrado y la alarma no le había avisado.

Jessica le comenta a John que la casa está avisando que las cosas no van del todo bien, hay que hacer algún que otro arreglo, pero John no quiere saber nada.
A él no le molesta estos pequeños desperfectos alegando que Jessica es muy perfeccionista y que además no tienen ni tiempo ni dinero para ponerse a hacer obras.
Y así pasa otro puñado de años. Sara y Lara ya han crecido y se van de casa para ir a la universidad. Menos mal que John y Jessica han ahorrado para que las niñas puedan estudiar.

Una tarde John y Jessica llegan del trabajo en pleno invierno, están cansados después de una agotadora jornada de trabajo. Cuando entran en casa esta helada y la luz no se enciende. “¿Qué pasa? dice John, ¡ahora no!

Después de tantos años avisando, el termostato se ha estropeado definitivamente y el cable de la luz que estaba bastante quemado ha terminado de fundirse.

¿Y ahora qué hacemos? le pregunta Jessica a John.
Ya es tarde, ahora no podemos hacer nada. Mañana llamare al electricista dice John.
Y John y Jessica se preparan para pasar la noche en una casa helada y a oscuras ya que el magneto-térmico no quiere funcionar.

Al día siguiente John pide un día libre en su trabajo y llama a Salvador el electricista. Le explica lo que está pasando y le pide, por favor, que venga lo más rápidamente posible.
El electricista Salvador le contesta que tiene mucho trabajo que no podrá ir tan rápido.
John desesperado le dice que le pagará lo que tenga que pagar pero que por favor venga, que no quiere pasar otra noche con tanto frio y sin poder ver el partido que juega su equipo favorito esa noche.

Qué alivio, por fin llega el electricista Salvador.
“—Esto lo arregla en nada — piensa John.”
Salvador se pone a inspeccionar toda la instalación. Le explica a John que la instalación está muy vieja, que no se le ha hecho ningún mantenimiento y que no respeta la normativa.
En cuanto al termostato, le dice que este no tiene arreglo, que hay que cambiarlo y que para poner los modelos nuevos se necesitan cables más gruesos.

“— ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algún arreglo? le pregunta Salvador”
“—Desde que se construyó la casa no se ha hecho nada — le contesta John.”

“—Pues ahora esto te va a costar muy caro — le advierte Salvado,
Va a ser largo de arreglar porque esto requiere mucho trabajo.
Pero si quieres que esto funcione, no te queda otra” le dice a John

“—¿Pero podrás hacer algo hoy para que tengamos luz y calefacción esta noche?”

“—Te hare un apaño, pero no puedes tener esto así mucho tiempo porque esto puede ser peligroso.”

Después que Salvador hiciera un apaño para salir del paso, John se pone a pensar. Honradamente tiene que reconocer que tanto la casa, como Jessica, le habían avisado de que las cosas se iban deteriorando.
Lo que pasa es que él había hecho oídos sordos. Ahora ya no tenía más remedios que hacer las obras necesarias, costaran lo que costaran y muchas veces en estas circunstancias resultaba mucho más caro que haber hecho un mantenimiento regular.

De la misma manera, tu cuerpo se parece a la casa inteligente que hemos descrito anteriormente.
El cerebro es el ordenador central que envía las órdenes para que la vida se pueda desarrollar según está programada.
Estas órdenes circulan a través del sistema nervioso que corresponde a la red eléctrica de nuestra casa.
Nuestro sistema digestivo digiere los alimentos que comemos para que nuestro cuerpo esté alimentado (suministro de agua, electricidad).
Nuestro sistema linfático y riñones depuran y eliminan los residuos para mantener nuestro cuerpo limpio, (tuberías de desagüe y depuradora).
Nuestros pulmones filtran el aire exterior y ventilan todo el organismo aportando el oxígeno necesario para la vida.
El sistema circulatorio compuesto de arterias, arteriolas, venas, vénulas y capilares llega al mínimo rincón del cuerpo permitiendo el abastecimiento del organismo.
El sistema inmunológico representa la valla que nos protege de los ataques de los agentes patógenos exteriores.

Con el paso del tiempo el sistema digestivo trabaja con menos eficacia (absorción de menos nutrientes) y llega menos oxígeno del sistema de ventilación, entonces se produce menos cantidad de energía.

La falta de energía castiga todo el cuerpo ya que éste se cansa y se debilita para hacer frente a los quehaceres cotidianos
Según las debilidades que podemos sufrir (dependiendo de nuestro historial genético, del lugar donde vivimos y de cómo nos afectan los disgustos y las inquietudes de la vida) se pueden producir deficiencias de ciertas sustancias específicas con la consecuencia que se debilite un órgano o en el peor de los casos, todo un sistema, que acabará afectando todo el organismo.

De la misma manera que John tenía que haber efectuado un mantenimiento regular de la maquinaria de su casa para que esta no se rompiera de forma tan radical, es aconsejable que nosotros le hagamos también un mantenimiento regular a nuestro cuerpo.
Es importante aprender a escuchar nuestro cuerpo ya que este a través de las dolencias que sufrimos nos hace saber que no se siente bien y que necesita ayuda.
El hecho de prestar atención y darle lo que el necesita hará que podamos tener una vida plena y llena de alegría.
Si no sabemos interpretar las señales que nuestro cuerpo nos proporciona, es recomendable buscar y encontrar un profesional, en el cual podamos confiar y que nos pueda guiar.
Te animo a que emprendas este camino.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This