Si me encuentro bien,

¿Por qué tengo que preocuparme de mi salud?

Desnutrición familiar
Una noche después de haber tenido un día ajetreado, Rocky no podía dormir. Sin saber por qué se puso a pensar en su hermano Sam.

Sam tenía un año menos que él y también había nacido en la granja. Rocky recuerda algo muy curioso. En esa camada sólo nacieron tres cachorros Sam, Duna y Luna y eso era muy raro porque su madre siempre había tenido camadas más grandes.

Cuando nacieron Sam, Duna y Luna estaban aparentemente normales, pero tardaron más en desarrollarse. Tardaron más de 28 días en tener los ojos totalmente abiertos, el amo ya los daba por perdidos. Debido a que no veían muy bien tardaron mucho más en andar.

Rocky se acuerda que cuando él estaba descubriendo el mundo con sus hermanos de camada los tres seguían acostados al lado de mama manteniéndose calentitos.

¿A qué se debía esta diferencia tan grande?

Rocky pensaba que ya la juventud no era lo que era.

Sam, Duna y Luna siguieron creciendo, pero siempre estaban débiles. Se quedaron mucho tiempo en la granja porque debido a su debilidad nadie los quería.

Un día, todos oyeron acercarse el ruido que a nadie le gustaba. Cuando esa camioneta se paraba en la granja era para hacerles daño. El hombre que se bajaba era el veterinario y se fueron con el amo a ver a su madre y a sus tres hermanos. Rocky siempre le había tenido mucho cariño a Sam y oyó como estaban hablando acerca de él. Sigilosamente Rocky se acercó para escuchar.

El veterinario le estaba preguntando al dueño: — ¿Qué pasa con este cachorro, ha estado enfermo?

El amo contesto: —No pero siempre han sido una camada más débil de lo normal, cuando nacieron tardaron más en abrir los ojos y también tardaron más en caminar y no sé por qué les pasa esto.

El veterinario: —Pues si no se han puesto enfermos después de nacer esto le viene del vientre de su madre. ¿Qué alimentación le diste a la madre mientras estaba embarazada?

El amo: —Pues la verdad no pude darle la alimentación adecuada para ella. Pasamos apuros económicos y no pude darle mucha carne así que le di lo que teníamos en la granja, es decir, patatas.

El veterinario: —Pues ya lo tienes, por eso te han salido en esta camada tan pocos cachorros y tan débiles

El amo: — ¿Tú crees que esto puede influir tanto? Pero si no pasaron hambre siempre les di para que se saciaran.

El veterinario: Sí, ya te entiendo, pero tú sabes que los perros necesitan carne y a esta perra durante el embarazo no le diste los alimentos que ella y los cachorros necesitaban. Así te ha salido esta camada, mucho más débil que las otras. Pues ya ves el resultado

Rocky se acordó de esa época cuando el amo siempre les daba patatas. Es verdad que nunca pasaron hambre y hasta sobraba la comida pero que aburrimiento de comida, siempre lo mismo, patatas cocidas. Él no sabía que su madre estaba embarazada y que esa falta de comida equilibrada podía interferir tanto en el desarrollo de sus hermanos.

De la misma manera que la alimentación inadecuada de la madre afectó el desarrollo de estos cachorros, la alimentación inadecuada de la madre también afecta el desarrollo de un bebe humano.

Investigadores del Grupo de Nutrición Internacional MRC de la Facultad de Medicina e Higiene Tropical de la London School de Reino Unido y de la Unidad MRC en Gambia decidieron analizar los efectos que tenía la alimentación de la madre desde el inicio de la concepción en las modificaciones del genoma de su hijo.

Para ello, se seleccionó a un grupo de 2.000 mujeres de Gambia, algunas de las cuales habían quedado embarazadas durante la estación seca, y otras durante la estación de lluvias. Esta clasificación era importante porque se trata de personas que consumen los alimentos que ellos mismos producen, y la climatología influye significativamente en su tipo de dieta.

Los científicos midieron las concentraciones de nutrientes en la sangre de los dos grupos de mujeres y, posteriormente, analizaron muestras de sangre y folículos pilosos de los bebés cuando estos tenían entre dos y ocho meses de edad. Según sus conclusiones, la dieta de la mujer al quedar embarazada tuvo un impacto significativo sobre las características del ADN de su hijo.

Estos expertos observaron que los bebés que habían sido concebidos durante la estación húmeda presentaban mayores tasas de metilación –proceso natural que modifica químicamente el ADN– en los seis genes estudiados, que estaban relacionados con los nutrientes que se consumían durante esta época.

Una alimentación inadecuada durante el embarazo puede afectar a todas las mujeres del mundo.

Las generaciones de personas que nacen durante una guerra o después de ésta, sufren una clara desnutrición. Muchos bebes no sobreviven y las personas que llegan a la edad adulta no se desarrollan de manera plena porque sufren muchas carencias y desarrollan todo tipo de enfermedades debido a la mala nutrición que han sufrido.

El hecho de vivir en una sociedad desarrollada no nos libra de este peligro.

La crisis económica, unos alimentos procesados, unas frutas y verduras de mala calidad pueden provocar la falta de cualquier vitamina durante el embarazo. Esta falta puede desencadenar en deficiencias de cualquier naturaleza y crear una debilidad en el feto.

Esta carencia no provocará obligatoriamente una enfermedad grave, pero puede crear una debilidad que limite de alguna manera su vida.

¿La cuidará o intentará olvidarla?

Una cosa es segura, nuestra debilidad nunca se olvida de nosotros porque va con nosotros y con el paso del tiempo si no hacemos nada ira empeorando

 

Veamos ahora que pasó con la ensalada que le preparó Jessica a John.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This