Hoy vamos a hablar de una de las plantas que se encuentra en el Inmuno-Action que es la Equinácea purpúrea. 

El nombre científico de la Equinácea purpúrea es Echinacea purpúrea. Es natural de Norteamérica, se encuentra en la zona situada entre Chicago, Florida y México 

 En los años 1600, los indios de las tribus Dakota y Comanches, utilizaban las raíces de equinácea para curar los dolores de muelas y garganta. 

En 1737 se registró una descripción de la planta y sus virtudes medicinales en el “Catalogue of Plants Fruit and Trees Native of VirginiaEn aquellos entonces se utilizaba como remedio tradicional para luchar contra las enfermedades respiratorias como resfriados, neumonías, bronquitis y procesos gripales. 

Es una planta que puede alcanzar el metro de altura. Sus hojas tienen forma de lanza. Sus flores tienen tonos de color rosa y púrpura. Crece en llanuras, praderas y colinas secas.  

Debido a sus propiedades farmacológicas se cultiva en varias partes del mundo. 

Para diseñar Inmuno-Action, en Le Parc Institut utilizamos la raíz de la Equinácea por sus propiedades equilibrantes y terapéuticas.  

 Es popularmente conocido que la equinácea estimula las defensas. Eso es cierto, tanto en el caso de la raíz como de la flor. La diferencia es que la flor estimula las defensas de forma continua, pudiendo llegar a producir un efecto inflamatorio exagerado y no deseable, ya que en casos de alergias podría reactivar los síntomas. 

 Por eso es muy importante a la hora de comprar un producto con equinácea verificar que parte de la planta es utilizada ya que el efecto del producto, en nuestro cuerpo, puede ser muy diferente.  

 En cambio, en Le Parc Institut utilizamos la raíz de la equinácea procedente de Norte América por 3 motivos. 

 

  1. Porque la raíz de la equinácea es adaptogena. Es decir que es capaz de regular el sistema inmunitario. La raíz de equinácea permite que la respuesta de nuestras defensas nunca sea insuficiente o excesiva. Se mantendrán en su justa medida según la necesidad del momento, así se puede utilizar tanto en personas con el sistema inmunitario deprimido por ejemplo cuando enfermamos de gripe, bronquitis, neumonía como en personas con el sistema inmunitario hiper estimulado por ejemplo cuando sufrimos respuestas alérgicas. 

 

2) Por su efecto antiinflamatorio. Cuando las defensas luchan contra los agresores que invaden a nuestras células, provocan inflamación como estrategia para destruir y eliminar estos invasores. Gracias al efecto antiinflamatorio de la raíz de la equinácea ayudamos a reducir más rápidamente la inflamación que padece la célula para que esta pueda volver a la normalidad y pueda realizar su trabajo con efectividad. 

 

3) Efecto antimicrobiano. En nuestro cuerpo convivimos con una cierta cantidad de bacterias que en su justa medida pueden estar controladas por nuestras defensas. 

Cuando este tipo de bacterias se multiplican en exceso, nuestras defensas están continuamente desgastándose en el intento de destruirlas. Si no lo consiguen estas bacterias pueden llegar a intoxicar nuestro organismo debilitándolo y dejándolo a merced del ataque de un virus o patógeno más agresivo. Al tomar raíz de equinacea ayudamos a nuestras defensas a tener bajo control la proliferación de microbios y bacterias. 

En conclusión, hemos incluido en el diseño de Inmuno-Action, la raíz de la equinácea purpurea, porque mejora la función de las defensas, que son las que nos defienden de los patógenos, facilitando así el trabajo de equipo de los componentes que forman Inmuno-Action. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies