John está empezando a preparar la cena cuando llega Jessica. Ve que está preocupada y le pregunta: ¿Qué tal tu día? ¿Cómo te fue la visita al médico?

Jessica le contesta desanimada:

Pues sigo con la vitamina B12 muy baja. Mira que me estoy tomando el tratamiento a raja tabla. Además en nuestra dieta privilegiamos los alimentos que contienen vitamina B12 como el pescado fresco, el marisco, los huevos camperos y pollo de corral. Pero no hay forma.

El médico me dice que sigua con el tratamiento pero que si me sigue bajando los niveles de B12 me la tendré que poner inyectada y la verdad es que no tengo gana de que me pinchen.

No sé qué hacer más.

Hace ya más de un año que Jessica está teniendo niveles bajos de vitamina B12. Esta enfermedad también se llama anemia perniciosa. En aquel momento cuando el médico le dijo que le faltaba vitamina B12, no se preocupó mucho.

Pensó ella: si seguramente me faltan un monto de otras vitaminas.

Pero el médico le dijo que la vitamina B12 es muy necesaria

  • Para crear nuevos glóbulos rojos
  • Para la transformación de las proteínas que comemos
  • Para el cuidado del sistema nervioso.

Como consecuencia, según la cantidad disponible de B12 en el cuerpo podemos sentir:

  • Fatiga, debilidad sin motivo, falta de energía.
  • Mareos, problemas de equilibrio.
  • Desorientación.
  • Pérdida de memoria.
  • Frío, entumecimiento, hormigueo en manos y pies.

John le hace esta reflexión.

Jessica, es curioso que le recomiendes a tu padre que vaya a la consulta de Jordi, el naturópata para la anemia ferropénica y tú que tienes también anemia, aunque sea la perniciosa no cojas hora para ti. A lo mejor estas dos enfermedades tienen el mismo origen.

Es verdad no lo había pensado contesta Jessica. Pues mañana lo llamo a ver si puede hacer algo.

Al día siguiente, Jessica llama a Jordi y este le dice que sí, que se puede hacer algo.

Por fin llega el día de la visita. Después de escuchar y leer los resultados de los análisis que le ha llevado Jessica, Jordi le explica que cuando hay anemia es porque existe un problema en el estómago que hace que no se proteja correctamente la B12.

Jessica comenta: Entonces me pasa como a mi padre que tenía anemia ferropénica y también tenía un problema en el estómago.

No exactamente contesta Jordi.

El problema de tu padre es que no absorbía bien el hierro en el estómago.

En el caso de la B12, el recorrido es un poco más complejo y se compone de dos etapas.

  • Cuando llegan los alimentos al estómago, si el entorno esta desequilibrado la vitamina B12 es destruida en ese momento. Si se destruye, evidentemente no puede llegar al lugar donde se produce la absorción que es en el intestino.
  • Aunque el estómago este bien y consigamos la protección adecuada, también tenemos que lograr que después de que la B12 haya recorrido todo el tracto digestivo y llegue al intestino este este en las mejores condiciones posible para que se pueda efectuar la absorción.

 

Si el intestino esta debilitado no puede producir las sustancias necesarias para que se aproveche adecuadamente la B12 que viene bien protegida del estómago.

Por eso la importancia de tratar al mismo tiempo el estómago y el intestino para asegurarnos que todos los actores trabajan junto y al unísono.

Yo te recomiendo que tomes Enzy-Duo y Protech G al mismo tiempo.

Con Enzy-Duo vamos a aumentar la cantidad de vitamina B12 protegida en el estómago.

Con Protech-G vamos a conseguir que el intestino produzca más sustancias necesarias para que pueda absorber más cantidad de B12.

Un producto para el intestino, ¿eso existe? se exclama Jessica. Pocas veces se oye hablar de que el intestino pueda tener problemas.

Es cierto le contesta Jordi. El intestino es un órgano del cual se habla muy poco y sin embargo es muy importante. La medicina china lo llama el segundo cerebro y es importantísimos tenerlo lo más sano posible.

Además es un órgano que sufre mucho. La mala alimentación, el estrés, la contaminación son elementos que lo suelen debilitar. Tal como soportamos constantemente estas agresiones también tendríamos que cuidar nuestro intestino constantemente.

Esto es un poco lo mismo que hacer ejercicio. Las personas entienden que tienen que hacer ejercicio de forma regular para mantenerse en forma pero pocas personas piensan que se debería tomar producto de forma regular para mantener el intestino en forma.

Jessica pregunta:

  • ¿Cuánto tiempo tengo que tomar Enzy-Duo con Protech-G?

Jordi contesta:

  • La mejor manera de saber cuándo tienes que parar el tratamiento, es cuando el análisis te salga normal. No podemos predecir un tiempo de toma, dependerá del tiempo que tarde tu cuerpo en reaccionar.

Jessica sale de la consulta con muchas esperanzas. Aunque Jordi no le había dicho cuanto tiempo tardaría en recuperarse, le había dado una explicación diferente a lo que le habían dicho hasta aquí.

Jessica tuvo que armarse de paciencia, tardo varios meses para que los niveles de vitamina B12 empezaran a subir, pero después de tanto tiempo con anemia perniciosa, valió la pena estar tomando tres veces al día, esas cápsulas llamadas Enzy-Duo y Protech-G.

Ya estaba segura que no tendría que pincharse.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies