Hoy Sara y Lara se levantan muy animadas, van a pasar el día con la abuela Estefanía. Disfrutan mucho porque la abuela pasa todo el día con ellas, jugando y enseñándoles muchas cosas.

Estefanía se levanta de buen humor, mañana va a pasar el día con sus nietas. Pero hoy ya se tiene que organizar. Esta mañana, tiene que ir a comprar, porque esta tarde se pondrá a cocinar para prepararles su comida favorita. Hoy quiere preparar con antelación todo lo que pueda para poder disfrutar mañana de las niñas todo el tiempo posible.

Al otro día, Jessica su hija, trae las niñas muy temprano y hay que desayunar.

Aunque Estefanía intenta que las niñas participen lo máximo posible, con 4 añitos son pequeñas y hay que estar pendiente de ellas.

Después de desayunar y recoger, se van al parque. Las niñas les encanta tirarse por el tobogán y que la abuela este abajo para cogerlas. También les gusta el columpio y sobre todo que la abuela las empuje con fuerza para intentar tocar el cielo.

Al medio día la comida, como Estefanía les prepara su comida favorita, comen muy bien.

Recoger los platos de la mesa y acostarlas, porque todavía necesitan dormir la siesta, sobre todo después del ajetreo del parque.

Estefanía, ella, se pone y recoge la cocina. Por fin se sienta, uy pero si Sara ya está de pie. No quiere dormir. Como Estefanía no quiere que despierte a Lara, se pone a dibujar con ella.

Estefanía siempre tiene papel y lápices de colores para poder pintar con las niñas.

Por fin se levanta Lara y hay que preparar la merienda. Después de merendar y antes de que llegue su madre, Estefanía les propone preparar un bizcocho para que se lo coman en casa con papa y mama. Las niñas entusiasmadas por la idea se ponen mano a la obra en la cocina. Estefanía saca todo lo necesario y se divierten mucho creando un postre.

Pero suenan a la puerta, ya llega su hija Jessica que viene a recogerlas.

Las niñas se van muy contentas del día que han pasado y deseando que llegue la semana que viene para volver a jugar con la abuela.

Estefanía también está contenta porque no se siente tan agotada como hace dos meses atrás.

Hace dos meses necesitaba los dos días siguientes a la visita de sus nietas, para recuperarse. Le dolía todo. La mañana en el parque cogiendo y balanceando a las niñas era una prueba bastante dura y después todo el ajetreo de estar pendiente de ellas.

Estefanía le había comentado a su amiga del alma, lo que le pasaba cuando venían sus nietas a casa, que era muy duro para ella y que sentía como cada vez le dolían más las lumbares y la espalda. También tenía molestias en las rodillas y notaba como el cuerpo se le iba cargando. Cada vez necesitaba más tiempo para recuperarse.

Entonces ella le recomendó un producto, que ella utiliza desde hace tiempo y que se llama Prolageno.

Le dijo que es muy bueno para los dolores musculares y articulares.

Como Estefanía le dolía todo, lo probo. Lleva dos meses tomándolo y ya nota un gran alivio.

Esta muy satisfecha con el resultado, así podrá seguir disfrutando de sus nietas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies