Buddy es un perrito de la raza caniche toy. Para mi marido y para mí es una mascota muy especial. Siempre está pendiente de lo que hacemos, incluso si estamos los dos en casa o no. Además le encanta que vayamos a pasear los tres juntos y ponerse a correr detrás de su pelota. Es un perrito muy sensible, capta enseguida nuestro estado de ánimo y se estresa con mucha facilidad en presencia de otros perros.


A finales del mes de mayo tuvimos que llevar a Buddy al veterinario, porque sufría convulsiones y se quedaba como paralizado y también hace como un pedaleo con sus patitas y, claro, entonces nos asustamos muchísimo.

El diagnóstico: epilepsia.

Le recetó un medicamento (Epsion) y nos dijo que tendríamos que dárselo de por vida cada 12 horas y sin saber qué efectos tendría realmente en perros de menos de 5 kg. Además, mi marido y yo nos empezamos a desesperar un poco porque las crisis le daban cada vez con más frecuencia, llegando a darle hasta dos veces al día y se repetían durante una semana entera.

Como yo había consultado a Jordi Sardiña, que es un terapeuta que trabaja con las fórmulas de Le Parc Institut, y se me ocurrió preguntarle.

Al saber de antemano el diagnóstico, me recomendó Circul-Action.

Se lo empezamos a dar a principios de junio y empezó a mejorar. A finales del mes de julio le pedimos algo más para que mejorase y a continuación añadimos Homeo Star y los ataques empezaron a remitir casi totalmente. En agosto coincidiendo con las vacaciones y como las pasamos en la sierra, se ha acabado de normalizar.

A día de hoy sigue mejorando.

Pero como os contaba al principio, Buddy es un perrito muy sensible y muchas veces lo pasa muy mal cuando nuestro estado de ánimo se resiente o cuando se siente amenazado por un perro de carácter inquieto y eso siempre le predispone a sufrir un nuevo ataque.

Pero, la verdad es que está mucho mejor y las crisis son cada vez más espaciadas. Además, ahora cuando tiene una crisis le dura menos tiempo y como consecuencia la vuelta a la normalidad es más corta.

Lo que más valoramos es que tiene más vitalidad y puede disfrutar jugando como lo puede hacer otro perro sano.